Visos de vigencia

 

   Tanto Jacobo Zabludovsky como Jorge Saldaña -dos leyendas de la tele, figuras indiscutibles de la radio actual- se han pronunciado recientemente en torno a las redes sociales.

   Zabludovsky, entrevistado por Katia D’Artigues para televisión en ocasión de su cumpleaños, se mostró entendido de la trascendencia de la interacción pública por esa vía pero reservado en lo personal.

   En cambio, desde su radio-programa de media mañana, Saldaña instó a su equipo a incorporarse cuanto antes a “esas madres”.

   Ambos personajes (y otro par: don Pedro Ferriz y “El Bachiller” Gálvez y Fuentes), en su momento, estuvieron en la recta final cuando se decidió quién conduciría el noticiero nocturno (estelar) del Canal 2, de Telesistema Mexicano.

   Ahora, luego de ocupar sitios preponderantes en la televisión, cada cual en lo suyo y en su respectiva medida, por los diferentes impactos de medios y formatos, son los únicos de entonces que permanecen como verdaderas figuras de la radio.

    De igual modo, cada cual en su propia perspectiva. (Don Pedro sigue vigente, por fortuna, pero en una tesitura de retiro parcial).

   Lo curioso: en el devenir de las rutas individuales, hubo matices y altibajos importantes que vale observar.

   Saldaña se mantuvo crítico pero moderado; sólo a partir de su autoexilio en Francia -y a raíz de la apertura de la radio- pudo subir de tono a su postura habitual, expresada entre corchetes a través de Fórmula.

   Zabludovsky, en cambio, personificó los mayores contrastes: desde la sumisión de “su casa” al aparato oficial unipartidista, hasta una acentuada actitud crítica personal, sobre todo a través de El Universal pero bastante adelantada desde la radio, donde se reejercitó en el periodismo genuino.

   Es notoria la diferencia, aunque no tanto como la observada en su sucesor Joaquín López Dóriga, quien -se bromea en el medio- representa a la trinidad… por aquello de las tres personas distintas, según el medio en que esté en ese momento (radio, prensa o tele).

   El maestro del “ticher” ciertamente no varía demasiado, pero recién dio en prensa (apenas este lunes) una importante lección de autocrítica al abordar abiertamente el fenómeno de la censura y la autocensura, en el México del pasado inmediato y el actual.

   Esto, a propósito del muy lamentable silencio autoimpuesto por la todavía principal televisora ante el supuesto secuestro del ex jefe panista Fernández de Cevallos.  

   Y es lógico: resulta por demás lamentable semejante retroceso bajo el pretexto que sea. De eso al estado de excepción, agregamos, hay un solo paso. ¿Estarán induciéndolo, como todo en el país?

   En fin… Los hombres que hicieron aportes sustantivos a los medios electrónicos (al visual, principalmente, puesto que al radio lo empujamos otros), por fortuna siguen al aire, así sea fuera de cuadro, aunque a Jorge lo televisan vía Internet.

   Saldaña se atrevió, con bastante anticipación, a través de sus Anatomías y Nostalgia, siempre revestidas de cultura, que indiscutiblemente ayudaron a pensar y aleccionaron a la tercera generación.

   Zabludovsky no sólo es pionero de noticiarios, que por limitados serían lo de menos. Sus aportes radican en sus revistas dominicales y, sobre todo, sus míticas entrevistas. Magistrales.

   Lo del sismo, lo sabemos, fue producto de las circunstancias, de la ventaja tecnológica a la que no cualquiera accedía. Y ahí está Héctor Martínez Serrano que aún se da de topes por el arrebato de micrófono. Pero lo demás es real, loable.

   Enhorabuena por ABC y Radio Centro que conservan a Saldaña y Zabludovsky. Les faltaría producción, guía radiofónica. Pero seguramente es imposible manejar a monstruos sagrados, y menos a cierta edad.

Y va de pilón

   Jacobo no es el único Zabludovsky crítico. Abraham, el cachorro, cuya protección costó cara a sus contemporáneos en Televisa,  hace lo propio en Radio 13 y -ahora- bastante bien.

   Fustigó, en los últimos días, con sobrada razón, el homenaje del presidente Calderón al soldado norteamericano. (¡Lo que faltaba en plenas conmemoraciones de independencia y revolución!).

   Además, en pleno dominio de su especialidad financiera, explicó el fenómeno de saqueo bursátil de Chedraui.

   Se acota que ahora lo hace bien, correctamente, porque venía empleando un estilito gacetillero, placero, que en nada le favorecía. Seguramente el colmillo del padre, bien afilado, puso el remedio. Todo se puede decir o hacer sin perder la compostura, claro.

   Y es evidente que Zabludovsky padre escucha al vástago porque mientras en el pasado Abraham calcaba estilo de su progenitor (tiempos en que suplía a Graciela Leal en presidencia), ahora es Jacobo quien se nota influenciado por el tono entrecortado del hijo.

   Es una minucia pero curiosa, perceptible.

2 comentarios to “Visos de vigencia”

  1. Pacx Villamil LOCUTORX Says:

    Que bueno releerte, maesse Joaquìn. Me trae buenos recuerdos DEL CUADRANTE AL CUADRATIN que hacìas en los medios impresos.
    Ya ves, renovarse o morir segùn entiendo en el apunte visto arriba. Esos “monstruos sagrados” siguen vigentes. Hay que seguir haciendo, no importa lo que digan!

  2. Pacx Villamil LOCUTORX Says:

    Te recuerdo maestro que ya està RADIOVIDENTE EN FB Y TWITTER. Nada màs por renacer y seguir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: