Otro sueño, otro baile

 

Con mayor entusiasmo del acostumbrado, Carlos Loret de Mola llegó el lunes 6 a su vespertino de Radio Fórmula. Todavía saboreaba el haber vivido de cerca el parto de la famosa Iniciativa México. Parece convencido, en lo personal, de las bondades de algo que muchos todavía no entienden.

 

   ¿Qué es eso de Iniciativa México? –se preguntaba este martes por la mañana un oyente de Radio Mil. Y abonaba a su duda: ¿es algo así como La Academia o Bailando por un sueño? ¡Sopas!

   Y es que sí, más parece otro Reality. Pero éste sí de genuinos VIP’s: empresarios, académicos y científicos. Puros exquisitos.

   Contra lo que pudiera pensarse (hubo quienes propusieron por las redes sociales que se formen receptores críticos), el público es cada vez más pensante y demandante. Por sí solos, a pesar de tele y resonancia padecidos.

   Con todo, coincidimos en que esos medios ahora tan afligidos carecen de espacios para la autocrítica (o al menos para el análisis especializado en la comunicación). Si los tuvieran, acaso hubieran sabido que gran parte del resultado actual tuvo un filtro (y magnificador) mediático.

   Pero todavía no pasaba demasiado del júbilo de empresarios y exquisitos cuando pudo monitorearse algo del verdadero compromiso social de los medios electrónicos: las primeras confirmaciones del asalto castrense a Cananea y el atropello a trabajadores.

   Para Raúl Sánchez Carrillo, de NRM, se trató de una acción derivada de la acción del Poder Judicial, perfectamente legal, y “ahora vendrá el progreso”.

   Probablemente antes ya hubieran debatido acerca de los fallos y fallas del Supremo Poder de la Federación, y del atropello permanente a la clase obrera por parte de las autoridades que se supone deben garantizar la permanencia y vigencia de sus conquistas…

   Lo creo pero lo dudo, como decía doña Julia.

   Pero al menos ya no todo se ve del mismo color. Junto al júbilo de Loret de Mola, la seriedad del equipo de Ricardo Rocha que en su ausencia abordó temas tan preocupantes como los de Sonora: los mineros y los niños de la “guardería” ABC.

   Lo malo: Rocha difunde por una señal de difícil recepción: 14-70. De manera que así, subrepticiamente, se “baja el tono” a la escasa información objetiva (o equilibrada) que literalmente -y en más de un sentido- se cuela al aire.

   Y antes aún, en 14-40, hasta los evangélicos, tan modositos y apolíticos, deslizaron opiniones como “es indigno que haya desempleo; que se siga afectando a los trabajadores” u oraciones por la justicia, ante el atroz caso de los niños sacrificados en Hermosillo.

   Apenas barruntos de una radio que si así fuera, predominantemente, daría por resultado otro tipo de sociedad… Sin que hubiera necesidad de seguir en el baile.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: