¡Cuidado!: ¿Defensor o censor?

A 35 años que empezó a publicarse en El Nacional esta columna (un día como hoy), la radio pareciera haber evolucionado radicalmente en términos generales pero retroceder en aspectos cruciales. Es lo que finalmente corrobora el reciente y lamentable capítulo Aristegui / Vargas.

Afortunadamente, en lo que algunos quieren ver un triunfo de la demanda ciudadana, Aristegui volverá el próximo lunes, previo nombramiento de un “defensor del radioescucha”, que ojalá lo sea en verdad y no un censor disfrazado.

Y es que después del conflicto de libertad de expresión (que no se olvide el motivo), con una nada extraña andanada de incriminaciones por la “injuria” de la comentarista en contra del presidente, hay que andarse con pies de plomo, no sea que todo esto resulte una patraña para retroceder sustancial y hasta legalmente en materia de libertades.

En efecto, los radioescuchas podrían requerir, dentro del concierto de ofertas tan corrientes de las programaciones generales y tan parciales en lo informativo, de un genuino defensor que vele por la calidad de los contenidos; que lo blinde del mal gusto y de la manipulación.

Pero salvo los despistados que quisieran una radio ayuna de críticas, ni los oyentes de MVS y menos los de Carmen Aristegui requieren de un defensor. En todo caso y si cabe la ironía, serían el medio y su comentarista quienes necesitarían que se les proteja de los suceptibles, pero ni modo de abrir otra procuraduría o comisión, ¿o sí?

Y el absurdo residiría, burocracias aparte, en la paradoja de poner la iglesia en manos de nuevos Luteros, como no sólo es usual en el poder ejecutivo sino precisamente en los medios, ¿o qué es eso de la llamada autorregulación?

En este sentido, el o los ombudsman no tendrían por qué ser designados por los propios medios ni mucho menos por el gobierno. En todo caso, serían las asociaciones o frentes de receptores (televisoras y periódicos también los necesitan) los que decidirían.

Tampoco el marco referencial para ejercer la función tendrían que ser los llamados códigos de “ética” de los empresarios, sino leyes actuales (que no hay) y manuales de estilo, apegadados a un indispensable profesionalismo, a la ética, sí, pero la intrínseca a la profesión, no a los intereses de dueños.

Y estos tendrían que ser los saldos a favor de la polémica desatada. Que no nos llegue otro proceso electoral sin reglas claras de juego. Que no haya más, ni nadie se erija en fiel de la balanza que la incline a intereses ajenos al bien social.

A final de cuentas, si la sociedad gana, ganamos todos; y si ésta pierde logros sustanciales, el retroceso será irrecuperable, al menos por mucho tiempo y con costos muy elevados.

Han pasado 35 años que, ante una radio anodina y esquemática, comencé a hacer propuestas -modestas, balbuceantes- que, junto con el trabajo en el aula y la cabina, enmedio de reprimendas y algunos colegas que quisieron y pudieron impulsar la transformación, ésta se fue dando.

Hubiera querido revisar los vacíos y retrocesos en el medio, principalmente a la luz de los últimos acontecimientos vividos alrededor de los servicios prestados por MVS y su principal conductora, para realizar nuevas propuestas que beneficien a los medios y la sociedad.

No obstante, carezco por ahora del tiempo y tranquilidad necesarios (debo atender apremios de diversa índole), y antes quisiera definir mi postura en torno a la compleja circunstancia imperante. Tan pronto sea posible cumpliré con este deber moral que creo ineludible.

Por ahora, mi gratitud a quienes ven en este trabajo sin remuneración no un afán de fastidiar sino un deseo ferviente de servir a mi patria y al ser humano; principalmente a quienes tienen voluntad y oportunidad de aplicar las observaciones que aquí se hacen.

2 comentarios to “¡Cuidado!: ¿Defensor o censor?”

  1. Sergio Hernández Gil Says:

    Pues sí, un “defensor del radioescucha” en un momento determinado puede volverse un censor. Pero este programa no lo necesita. Lo necesitan quizá otros cientos de programas radiofónicos y televisivos verdaderamente insultantes, donde la apología de la violencia es cotidiana y hasta exultante (veánse todos los CSI que tanto nos “gustan”), o los programas de cómicos malísimos que hacen escarnio del prójimo o las telenovelas que explotan los extremos de las emociones con patrones de conducta fuera de todo contexto de la realidad y que por desgracia contribuyen a la “formación” cultural de amplios sectores de la población. En otros países la figura de “defensor del radioescucha” o del “televidente” verdaderamente sirve para impedir la transmisión de este tipo de programas y exige una mayor calidad temática, de producción. En este caso, el de Aristégui, ojalá y el defensor del radioescucha sirva para mejorar todavía más la alta calidad informativa de la conductora. No debe olvidarse que fueron los radioescuchas los que exigieron que Aristegui volviera al aire e, incluso, los patrocinadores que prefieren anunciarse en un programa de alto raiting aunque sea crítico y veraz, que en otros que nadie escucha en los que la lambisconería se convierte en política informativa.

  2. Jorge Fernando Díaz Greene Says:

    Coincido con lo que dices Joaquín, y también coincido con el comentario de Sergio Hernández Gil. Lo que realmente necesitamos es un auténtico defensor del oyente para terminar de una vez por todas con toda esa basura radiofónica y televisiva que abunda tristemente en nuestro país. Pero como esa basura genera dinero a los concesionarios de radio y televisión, ellos dejan que siga y les vale un cacahuate los daños mentales que ocasionan. Eso que hacen no es entretener a la gente, si no que la hacen más estúpida.

    También te felicito por tus 35 años de trayectoria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: