Algo de libros y lectores

Y de pronto, media radio apoyó la lectura. Casos relevantes: XEW y Ciudadana 660. Esta última dio un toque original, pues acudió a voces de autores y musicalizaciones de obras literarias.

Entre conminaciones a que las féminas se sacudan yugos masculinos, Paty Kelly presentó -por 12-60 AM- a Fernando Díez de Urdanivia Jr. con los vericuetos de singular texto: Música con faldas.

En tanto, Tere Aviña, quien acostumbró a sus oyentes a la poesía y daba amplia difusión a eventos culturales, salió de la Femenina 1470 AM. De las voces gratas, de buena dicción, que contrastan con la creciente ola mascachicles.

Y si Tomás Mojarro llevara a la radio sus talleres de lectura, ¿tendría éxito? Innovador en varios perfiles y formatos radiofónicos, el escritor zacatecano podría aportar al medio, en un terreno plenamente recorrido por él -y a pie. En directo, pues.

Donde existe buena tradición de lectura de libros (desde los tiempos de Toño Cabrera), es en Radio Centro (y filiales, si ahora sumamos a Mariano, por Joya). Sin mayores recursos de producción que un fondito musical, si acaso, como ocurre con el excelente espacio de las 21:30.

En realidad y en honor a la verdad, ya desde los tiempos de “Las Mañanitas” de La Consentida lo hacíamos pero nadie lo recuerda -ni quieren saberlo. Incluso, los primeros libros que regaló la radio comercial los dimos allí; luego llegaría Morales Baltazar, por la Red.

Por cierto, por aquellos lejanos 70-80, eran raros los hombres del micrófono que escribían, ya no digamos que hicieran libros. El mismísimo Dr IQ tardó años en reunir sus célebres preguntas y trabalenguas.

Ahora, con toda modestia, eso sí, Héctor Martínez Serrano, por el gusto de compartir, reconoce fusilarse poemas o canciones que compila y publica para deleite de sus seguidores. En cambio, Jorge Saldaña, según admite públicamente, escribe “Por joder” (punto com).

Dentro de sus ráfagas de añoranza, Jorge Zúñiga, suele vender recuerdos citadinos cual sombreros, y claro que tienen demanda.

A su vez, convertida en gurú y best seller, Karina Velasco, sin ser gente de radio, promueve recetario yoga y superación -cual disco de oro descubierto por Pepe Camacho… Y claro, en mucho cuenta la estima y gratitud hacia el inmortal Raúl, de -por ejemplo- Janet Arceo y Gloria Calzada.

Sí, ahora, entre los cuadrafónicos, cualquiera se dice escritor (Rosado, digamos, el del otro rollo del otro rollo, que al menos ahí no se atropellará tanto, suponemos), y no sólo en el ámbito radiofónico.

Diríase que, como ocurrió con tanto canijo licenciado, llega el caso en que resulta más meritorio no serlo… ni escribir y menos publicar. Sí, se ha choteado. Pero los mayores recomiendan no sellar ninguna llave, no vaya a ser que termine uno bebiendo de la misma. (JGN).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: