“Masturbación ciclónica” en el Pacífico

La siguiente anécdota aunque cierta, no tengo a la mano a ninguno de los compañeros que fueron testigos y me parece jocosa y algo vergonzosa. Jocosa por la hilaridad que nos causó pero vergonzosa por no saber expresarse el protagonista.
 
Precisamente el 16 de Agosto de 1977 (recuerdo la fecha porque ese dia murió Elvis Presley) me encontraba en Ciudad Obregón, Sonora, supervisando estaciones de radio, cuando nos alcanzó la cola de un huracán que afectó Sinaloa y Sonora.
Era tan fuerte el viento, que caminaba con mucho esfuerzo para llegar a la radio. Ahí nos enteraron que la torre duplex de nuestras estaciones en Los Mochis se había derrumbado por la fuerza del viento.
De inmediato, nos pusimos de acuerdo (el ingeniero responsable, Melchor Huerta Martinez; el gerente de la plaza Mochis, Raul Valero; un locutor que nos acompañaba y un servidor) para trasladarnos a esa ciudad para tratar de resolver el problema.
El ingeniero Huerta dió instrucciones para que se coloara una “L” invertida, como solución de emergencia, y poder seguir transmitiendo mientras se levantaba una nueva torre, o reparar la caída.
Durante el trayecto, que iba a ser de casi tres horas por el problema del viento, conversábamos sobre quiénes levantarían la torre, cómo se repondría la publicidad que no pasó…, al mismo tiempo que tratábamos de sintonizar una de las estaciones afectadas y de mayor potencia como era la XECU, la rancherita.
A unos 20 kilometros, antes de llegar, logramos sintonizar la estación que se escuchaba bastante deficiente. 
Analizando la señal logramos escuchar al locutor en turno, un tipo llamado Jorge Luis, quien hacía mención sobre el daño, diciendo al aire: “quiero informar a ustedes que debido a una masturbación ciclónica se ha derrumbado nuestra torre transmisora, por lo tanto nuestra señal no se recibe con la potencia acostumbrada….”
Asombradísimos por lo que acabábamos de escuchar, no pudimos evitar una carcajada, pero luego vino a mi el enojo por la torpe manera de expresarse de nuestro locutor, quien pensé quizá quizo decir “perturbación ciclónica” o “perturbación atmosférica”.
El supuesto locutor, luego supe, se encontraba a prueba y esperando oportunidad para conseguir licencia de Locutor. Creo que no la logró.
 
HÉCTOR CANTÚ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: