En el mural de la incongruencia

El controversial tema del Premio Nacional de Locución es abordado -de manera certera, desde la frontera sur- por un locutor de verdad: Augusto Solórzano, quien además se convirtió en el principal periodista radiofónico de Chiapas. Es uno de mis tres primeros maestros de radio, a quien respeto y aprecio en modo muy significado. Estoy seguro que su punto de vista es compartido por todos los rumbos del país. Tan lo estoy que fue tema del debate con el vicepresidente del jurado, el Mtro. Heriberto Vázquez Muñoz, director de XEQ, durante la comida de fin de año del grupo Gente de Radio, que encabeza Guillermo Mejía Llosas. Algo tendría que hacerse para impedir se siga llenando “el mural de la incongruencia”. Para empezar, sugiero, hay que definir el perfil de la actividad. Así de simple -y complejo. (JGN).

¿LOCUTORES?

Al locutor Milton Hernández Moguel, “El chamaco de oro”

Augusto Solórzano López

Muy a propósito de la entrega de los “premios” de locución 2011 que en la actualidad, la Asociación Nacional de Locutores otorga como publicidad electoral y bajo procedimientos y decisiones extrañas que, más huelen a conveniencia y a intereses, para beneficiar a no se a quién, pero, alejados diametralmente de las bases y objetivos que dieron luz a tan noble colectividad hace 60 años. Dicen que habrán tres reconocimientos para igual número de personas de Chiapas. De la prestigiada Asociación Nacional de Locutores de México, ANLM, creo, que únicamente quedan las siglas. El contenido original de su nacimiento en 1951 por iniciativa de auténticos íconos del micrófono comenzando por Carlos Pichering, Don Pedro de Lille, Pedro Moreno, Gonzalo Castellot y muchos más se perdió irremediablemente en dimensión tal que, ahora se ha convertido en algo así como un supermercado. Es un orgullo el número de voces de hombres y mujeres de México, que le han sabido dar lustre a esta agrupación que alcanzó prestigio y respeto incomparable; su carnet de credenciales venían firmadas –inclusive- por el presidente de la república y no pocos de sus agremiados seguramente conservan esos carnet que traen las firmas del gabinete presidencial en turno. Por esa cantera de grandes hombres del micrófono nace la Asociación Nacional de Locutores de México, con el objetivo de contribuir al mejoramiento moral, intelectual y material de los locutores del país, dignificando así, la constitución del gremio. El enunciado formal dice que la ANLM tiene como principios básicos lograr la capacitación técnica y cultural de sus miembros, reunir en su seno a los profesionales del ramo en el país y hacer de la organización un medio a través del cual se fomente el enaltecimiento de México. La ANLM con la representación de sus más de 15 mil agremiados, diseminados en todo el territorio nacional y por varias décadas ha reconocido el trabajo de aquellos profesionales que por su actividad, merecen la distinción de la Asociación Nacional de Locutores de México. Salvemos esta parte del organismo social de los profesionales del micrófono, porque lo demás es chunga, maquillaje, auto elogios, quedar bien, ofrecerse y regalarse, acomodarse, intentos de sacar brillo de donde jamás salió ni saldrá; esgrimiendo un prestigio que sí lo hubo, pero, que muy a propósito lo extraviaron. La placa de oro es una y es única; Luis M. Farías primer presidente de la ANLM, Pedro Ferriz, Jacobo Zabloudowsky, Agustín Álvarez Briones, Rubén Santos, Rubén Zepeda Novelo, Ignacio Santibáñez, Paco Michel, Manuel Vela, Manuel Bernal, Carlos Amador, Enrique Ponce de León, ellos y muchos otros como Roberto Figueroa, Héctor Martínez Serrano y Francisco Stanley. La de Chiapas por igual; Ricardo Palacios Anzá, Joaquín Kerlegan, Arsenio Muñoz Cabañas, Arturo Eugenio Pérez Casas, Jaime Moreno, Ramón Gonzalo Jiménez, Rafael Castañeda Ordóñez, Romeo Pascacio Abarca, Fernando García González, Roberto de los Santos Cruz, Romeo Torres Ventura, Jorge Ricardo Saborío, Jorge Gordillo Mandujano, Romeo Figueroa, Roberto Vives Guerrero, Salvador Camacho Corzo, Boeta San Pedro, el Sr. Núñez, y muchos más como Luis Neria, Javier Figueroa Niño y tantos que se me escapan de la memoria, Jesús Cuevas Figueroa, Gustavo Méndez Argallez, Gustavo Cabrera Aguilar, Roger Culebro, Ricardo Ochoa Serrano, y tantos y tantos más; todos capaces, sencillos y profesionales hombres del micrófono. Ya tiene rato que la Asociación Nacional de Locutores, ANLM, cayó también en las ocurrencias y ahora coloca un listado de nombres, que no de voces y menos de locutores en el mural de la incongruencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: