Eeeh, jóvenes: “Dinosaurio” era

12637215_10208622399020778_1190813388_o
Este domingo 7 de febrero de 2016, César Alejandre, “La voz capital” como la llama Julián Solís Rubio, ya no salió al aire. Como bien apuntara “El Morrison”: “se nos fue a poner discos a la estación a la que todos vamos”.


CUADRANTE / la columna de Gutiérrez Niño.
Véasele por donde se le vea, César Alejandre fue un hombre afortunado. No necesitó de mucho para destacar y permanecer en el gusto y el recuerdo de su público.
Y aunque no lo sé de cierto, pues no tuve el gusto de conocerlo personalmente, o al menos no recuerdo haberlo tratado, es muy probable que haya sido también un hombre feliz. Esto, a partir de la sencillez e incluso humildad que proyectaba al aire.
En todo caso, siempre será preferible quedar con la imagen que uno se forma a través del radio, sin la decepción que suele darse en la vida real y que con frecuencia aumenta con la convivencia cotidiana.
Cierto que Alexandre venía de otra era, en la que no era necesario repetir insistentemente el nombre y mucho menos poner espectaculares u ofrecer premios todavía de mayor notoriedad, pero asombra que le haya bastado una muletilla para caracterizarse -y la permanencia, que no es cosa menor.
Su clásico “eeeh, jóvenes” queda para la leyenda del aire.
Su presencia etérea acompañó a toda una gran generación, la de la mitad del Siglo XX; desde los pequeñines que sintonizaban Radio Voz hasta los Estudiantes 12-60 de Radio Capital.
Y todavía más: hasta los abuelos y bisabuelos que nos identificamos con La era del dinosaurio, por Reactor.
En el ínter fue determinante que lo rescatara Radioactivo. Sin esas atinadas miradas de algunos, los milagros simplemente no se dan.
Pero qué bueno que en su caso ocurrió, y qué bueno que los domingos fueron especiales para enlazar a las generaciones.
Fue la parte que, en realidad, a mí me tocó.Los finales de la antigua Radio Capital no me dijeron gran cosa por varios factores: su deficiencia técnica, su acentuada orientación al estrato popular y el declive de la radio disquera.
Con todo, debo revelar que sintonizaba especialmente la estación juvenil en inglés de Grupo Acir porque era la única que tocaba “Suena tremendo” con Rocky Roberts.
Y más aún, hace 45 años, cuando comencé Juventud 12-90 en la estación de mi pueblo, nombre y concepto de Estudiantes 12-60 orientaron lo que pretendía en principio, aunque -me parece- nunca había escuchado la emisión. (Me bastó la publicidad que se hacía en fotonovelas).
Pero ahora procuraba sintonizar El Dinosaurio con la mayor regularidad que me era posible, y se corrobora con mis frecuentes referencias al programa en diversos espacios.
Este cambio de año, por ejemplo, me deleité con la antología de éxitos de hace 50 y 40 años, igual que lo hice en la transición de hace un año.
Extrañaré a Alejandre y su era… Era de la radio de mi consumo personal en el fin de semana, que es cuando más radio escucho. Y me preocupa que la poca radio que sintonizaba se esté agotando. De veras, lo siento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: