Absurdos a flor de labio

Más de la ilógica logística para el papa // Las banquetas que ponen y quitan // Sonidos del Imer y rancheras de ABC // Eco en el recuerdo de Quemain // Hiarmes bien vale una desvelada, pero…

DD

Entre profundas esperanzas en el ser humano en general y el mexicano en particular, con asombrosa inclinación hacia los símbolos patrios, Perelló tronó esta madrugada contra el papa (“es parte del mismo sistema”) y Mancera, el jefe de gobierno de la capital.
Con nuevo horario, desde la medianoche del martes, como de costumbre, pero abarcando ahora hasta media madrugada, el emisor de palabras fuertes en Radio Universidad llevó de todo a su más reciente emisión: desde honores a la bandera hasta instructivo para entender la pornografía.
Pero el énfasis fue puesto en esa singular manera de realizar obra pública en el ex DF: quitar y poner banquetas y camellones. Vaya, hasta que alguien señala lo absurdo. Y tampoco se contuvo con los bloqueos a la circulación por la reciente visita del papa.
En la estación de junto, en F21, dieron el reporte del diagnóstico hecho por clérigos y analistas seglares de lo padecido por la población durante la semana de recorridos del pontífice. A toro pasado descubren la chamaqueada.
En otra desvelada, la del fin de semana, quien curiosamente se mantuvo en la valla de los bloqueos, sin adentrarse ni un metro más en los terrenos y mensajes de Francisco, fue M.A. Quemain, colaborador de Colección Nocturna, de Radio Red.
A cambio, abundó en detalles de vida y obra de Umberto Eco. De cómo lo conoció y trató al punto de la bohemia. Interesante.
Y por cierto, del tintero digital: la exahustiva revisión de Quemain a la trayectoria de la poeta Elva Macías, quien ha hecho obra y camino propios, al margen de su compañero de vida, el ya fallecido escritor Laco Zepeda. Valiosa.
El conductor de Colección Nocturna (y titular de Radio Red), Willy Hiarmes, sí habló claro y fuerte en torno a las excesivas medidas de seguridad durante la gira papal. Y apuntó hacia el origen del absurdo.
La destreza del comunicador amerita un espacio propio, cotidiano, en la programación de la difusora que dirige, que desde luego también requiere un ajuste en su continuidad. La noche es mágica (salud, Pepe Toño Cabrera) pero difícil y de relativamente escasa audiencia.
Es el Imer el ente que pregona revisión a su carta programática, que más parece de pico, virtual, que real. Falta lo esencial: diseño; qué se propone, a quién quiere llegar y de qué manera. En otras palabras, primero hay que tener idea y después se conjugan los sonidos.
Cómo andarán las cosas que aún los programadores con mayor dominio del oficio tocan puertas ante cadenas que ya (al fin) se atreven a trazar derroteros con mayor sentido de la radio más allá de exel. Suerte, paisa.
Ah, porque cómo encantan las estadísticas a los altos directivos de medios, olvidándose que “la radio de verdad se hace con C-S-G: vísceras -y faltas de ortografía: corazón, sesos y guevos” -como bien decía el añorado Locutor Z. Sin tanto numerito, pues.
El retorno del Mtro. Heriberto Vázquez Muñoz al medio (no se ausentó del todo pues aparte de tele comentaba para Estadio W, y todavía hace poco, con “la partida de Melón”, el de Lobo, hizo buen apunte al aire) dota finalmente de bases radiofónicas a la legendaria ABC.
Aún con el folclor que prevalece en los segmentos musicales, HVM deja sentir su mano experta al actualizar el catálogo y equilibrar la programación. Parece La Consentida en sus buenos tiempos, antes que payola y descuidos la echaran a perder. (Falta el “Música de pegue”, observó mi coeditora general).
Al parecer, el experto periodista que se inclinó por la radio musical se rodeará de pocos pero también experimentados excompañeros suyos. El de mayor proximidad, Bernardo García. Bien.
Entre la camada de egresados de la universidad de la radio, como llama a Radio Centro el siempre graato Rogelio Ortega, el propio expresidente de Lázaro Cárdenas, Michoacán. Volvió a su micrófono y ahora tiene dos informativos a su cargo.
Ortega es de los pocos locutores que se han atrevido a trascender el reducido papel de presentadores. Y demuestra que la buena radio, significativamente, se sigue haciendo en el interior del país.
Este miércoles, en Código CDMX, la emisora en línea del gobierno capitalino, Arturo Herrera recordó a César Alejandre y puso de relieve el rescate que de él hizo el concepto Rock & Radio, que tuvo corta vida por la ya desaparecida Radio Trece.
Hay más que decir, pero este dial digital ya se extendió demasiado. Reste únicamente un preventivo: el próximo miércoles Gente de Radio despide al famoso Chori, de Radio Fórmula, pues se retira al merecido descanso tras medio siglo de talacha. Enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: