Jugadas para perdurar

Los comicios de ayer no sólo revelan tendencias político-electorales. También indican las posturas de un medio que, con distintas aristas, vive momentos no solamente críticos sino verdaderamente decisivos.

CUADRANTE / La Columna -de Joaquín Gutiérrez Niño.

“Los únicos resultados de esta jornada, en los que no cabe ninguna duda, fueron…” -los marcadores del futbol. Y entraban los comentaristas especializados tras reportes y análisis de las elecciones.
El comentario se repitió de grupo en grupo y de señal en señal. Acaso tan sólo hayan escapado Educación y Universidad, pero Mexiquense se sumó jubilosa al coro de difusoras privadas.
Los análisis de las otrora consideradas “estaciones culturales” fueron buenos, aún cuando XEEP tuvo una analista con muletilla que distraía sobremanera. A cambio, reunió voces de investigadores de cada región.
En la zona metropolitana, o de la megalópolis como ahora repiten, curiosa concentración de los conductores de GRC. Sarmiento daba la palabra, y sólo se oía, como eco del pasado, el sonsonete que prolonga la escueta manera de presentar reporteros del desaparecido JZ.
Pero hasta los grupos más modestos o difusoras solitarias pusieron su mayor empeño en mostrar las tendencias electorales. Así fueran Capital o alguna otra. Ya no digamos W Radio (El Weso, en la punta de la lengua), Fórmula o Radiorama.
Que todo mundo se autoproclamaba vencedor, salvo dos que tres reservados responsables. Aquél líder partidista que hablaba (humorismo involuntario) de confirmar las bondades de su instituto político.
Que el PAN gana terreno para hacer efectiva la alternancia (vaya, vaya). Tamaulipas y su narcopolítica en el ojo y la boca de medio mundo…
Con gusto constaté el profesionalismo del equipo informativo de OEM / Radio. Uno podrá discretar con algunos criterios particulares en las transmisiones habituales pero ayer se adentraron en terrenos de la mayor objetividad posible.
Es alentador, en suma, observar que, en momentos decisivos, de cambios tecnológicos y refrendos (¿o técnicamente debería hablar de “posibles”), la radio pareciera que al fin le cae el veinte de cómo actuar frente al oyente promedio.
Y hace bien. La verdadera sanción, finalmente, no la darán las entidades que refrendan señales o las tranfieren al ámbito digital; la última palabra siempre la tendrá el público, que -si se aleja- ahuyentará patrocinios, incluso los oficiales. Hará bien, pues, en no confiarse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: