2016, sintonía final

Ya sin la capacidad para realizar los resúmenes anuales que por larga temporada acostumbramos, dejaré por acá al menos un apurado apunte de este año significado por varias razones.


CUADRANTE, de Joaquín Gutiérrez Niño

-Con gratitud para el Mtro. Heriberto Vázquez Muñoz,
por su hospitalidad en OEM / Radio

En el plano general, 2016 fue el año de la convergencia; el que superó por fin el largo silencio en el otorgamiento de concesiones, lo que puso activos a los radiodifusores y sus representantes.
También del lado sindical hubo celebraciones redondas, como la del ahora STIRTT, y puntos negros como el del SIEMARM, que, aparte de la impresionante cancelación de plazas de representados, vergonzantemente deja de lado los derechos de sus propios empleados.

2016 completó cuatro décadas de la primera publicación de esta columna y, tras casi un cuarto de siglo de silencio en la radio capitalina, me permitió volver al aire con un concepto sin precedente: de familia a familia.

Pero lo que realmente deja este año son muchas voces silenciadas en definitiva; figuras del cuadrante que se apagaron para siempre.
He aquí algunos compañeros y maestros que se integraron al éter eterno durante 2016:
Adriana Smith, de Bosabits en Horizonte, fue la primera en partir, en enero. También del Imer, en febrero, literalmente al pie del micrófono partió el dinosaurio mayor César Alexandre.
De hecho, febrero fue un mes de frecuentes bajas: Carlos Niño puso punto final a sus angustias existenciales y se fue también al encuentro con su ángel el vicepresidente de Fórmula Mario Córdova.
Lidiador y cronista, Enrique Hernández Flores, Rayito, de Acir, se extinguió con abril.

En julio, el entrañable maestro Salvador Luna Ibarra fue en pos de la vida eterna tras una larga y exitosa trayectoria por RPM, XEW y ORC.
La siguiente baja, también en julio, fue la del productor y conductor de Looking back Raúl Mondragón, quien sobrevivió a los sismos del 85 y luchó bastante contra el cáncer.

El primero de septiembre dejó de respirar el antiguo compañero en Ravisa Ricardo Zamora, quien durante décadas se desveló con estilo propio para los oyentes de XEB.
En noviembre se marchó el compañero más allegado en los últimos años, el maestro de locución José Antonio Cabrera, quien también hizo radio nocturna.
Casualmente, al mes partió su alumno Gonzalo Farías, quien lo acompañó en la última aventura por radio web.
Y lo más curioso es que Farías me había proporcionado un programa en el que entrevistaron al recién fallecido Manuel Michel, último de los hermanos que se inmortalizaron con Luna de Octubre, para pasar un fragmento en Signhos.
O sea, en unas cuantas semanas dejaron de existir las tres personas que participaron en esa emisión. Trágica y trsite coincidencia.
En lo personal también he resentido el reciente deceso de Romeo Burelo de Coss, de los fundadores de XEMG de Arriaga, Chiapas, con quien tuve oportunidad de alternar.

Y así fenece finalmente un año que castigó duramente a nuestro medio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: