Alrededor de ABC

14256752_10154450852102744_1434919909_n

Pese a que nadie se propuso hacer ruido con la salida de Heriberto Vázquez Muñoz y de la mayor parte de los talentos que atrajo hacia la estación de la familia Vázquez Ramos, ha sido inevitable -aunque gradual- la relativa repercusión por el nuevo vacío en 760 AM. He aquí un testimonio personal.

CUADRANTE / La columna, de Joaquín Gutiérrez Niño

Fuera de las señales en las que había colaborado (XEX, Ravisa / XEOC, ORC, XEQ, XEDF y RED), ABC era la emisora con la que más identificado estuve y la que más me atraía para laborar, principalmente desde que se instaló en los Estudios Tepeyac, de OEM. Por su ubicación, precisamente.

La conocí desde recién llegado a la capital, en 74-75, pues ahí laboraba Fernando García González, a la sazón secretario de la Asociación Nacional de Locutores, quien desde aquel entonces mostró disposición para apoyarme (más que Enrique Bermúdez, incluso) para ingresar de lleno a los medios. Ninguno lo hizo finalmente, pero igual les agradezco la intención.

Justo en el 75, una tarde coincidí con Jorge Manuel Hernández por la calle de Morelos, a las afueras de XEX, y lo abordé para colaborar con él. De modo que, tiempo después, cuando se mudó a ABC, varias veces lo acompañé en sus servicios de medianoche, desde Cuauhtémoc hasta Eugenia.

En 1976 me incorporé a “Línea directa”, de Adrián Ojeda, que pasaba por Radio Chapultepec y 67 emisoras del interior, en el antecedente de los enlaces satelitales: las microondas. Primero fui locutor y luego, a la ausencia de Daniel Flores Meneses, me hicieron jefe de información.

Y da la casualidad que al final de aquella década, luego de ser asesor / asistente de Salvador Luna Ibarra, en NotiCentro (desde el primero de julio de 1977), Ojeda me pidió suplirlo en un noticiario de larga duración (de los pioneros, pues Monitor era de dos horas cada emisión). Esa versión de “Línea directa” pasó por ABC.

Enseguida de ese breve paréntesis, de vuelta en ORC, me permitieron producir y conducir una revista radiofónica laboral “por fuera” (eran tiempos de exclusividades no escritas): “Sector social”, que presentaba Pepe Sánchez y me ayudó a contratar Paco Rodríguez, en ABC.

Cubrí los costos del tiempo con la ayuda de amigos: el administrador de una farmacia y un grupo marimbístico. Un exalumno en la Septién, a la sazón jefe de Prensa en Conasupo, quiso apoyarme con publicidad, pero… no pude dar de alta a la “productora” para facturarles. Me había adelantado, pues la radio todavía no alcanzaba el reconocimiento informativo que después tuvo.

Hice después otra intentona como productor independiente, con la que perdí hasta la camisa, pero no viene al caso citar, salvo porque fue la ruta a la Red, y al prolongado silencio con breve paréntesis al frente de Stereo Costa, en Chiapas. La radio total que tanto me reconforta.

Al retornar a la capital, hallé una ABC que formaba parte ya de un grupo editorial, aunque seguía el antiguo programador, encargado de la simple venta de tiempos. Enorme desperdicio radiofónico.

Busqué al director en turno de El Sol de México, quien años atrás me había invitado a asumir la dirección de Radio en Chiapas; le dije que era la oportunidad para hacer equipo, pero, lo mismo que hoy: cero invasión a las áreas ajenas, aparentemente, pues sabido es que quienes en ABC muestran músculo quedaron apuntalados por exfuncionarios editoriales. En fin…

Al paso de algunos años, don Ramiro Aguilera me previno que pronto podríamos incorporarnos a la radio de OEM. Pensaba en mí para coordinar la parte de contenidos, en tanto él manejaría directamente lo musical en la naciente cadena.

Poco después arribó Eduardo Andrade, de quien se pudo esperar mucho pero se limitó a realizar una buena revista personal, y punto. Tras pergeñar una especie de diagnóstico, que publiqué en internet y fue de su agrado, lo busqué con algunas propuestas.

Dentro de mis sugerencias iba el enroque de conductores de noticias, para que pasara al horario estelar quien hasta la fecha lo ocupa; la inclusión de mesas con talentos de la estación y los informativos para promover las publicaciones de la OEM.

Para entonces, un conocido analista de medios se había hecho cargo de la agencia noticiosa de casa y una antigua compañera en Televisa estaba al frente de El Sol, por lo que observé con mayor detenimiento al grupo, y vi que, teniendo casi todo, no conseguían integrar conceptos hacia un verdadero multimedios. Magno desperdicio.

A la salida de Andrade, ahí voy con un proyecto integral para relanzar a la emisora. Era un concepto mucho mejor que uno elaborado varios años atrás para Radio 13 y que, casualmente, tocó realizar parcialmente entonces a quien después sería sucesor de Eduardo, en ABC.

Por cierto, ese proyecto para Quiñones Armendáriz lo conocieron oportunamente el radiodifusor Silvestre Raso, creador del célebre concepto “Y en 6-20, la música que llegó para quedarse”, y don Guillermo Salas, todavía presidente de NRM. Ambos lo elogiaron sin reservas.

En su turno, con la propuesta para 760 AM, lo clásico: quemaron dos o tres ideas aisladas, sin la cohesión que confiere un concepto integrado, y la difusora siguió difusa; con más pena que gloria. Desperdicio en relieve.

Signos de experimentación

Tiempo después, con sigilo que olía a debilidad, y que a la postre tendría las consecuencias que ahora salen a relucir, llegó Heriberto Vázquez Muñoz, un profesional que sabe lo suficiente de radio y que, merced a su posgrado, maneja los recursos mercadológicos actuales.

Coincidí con él, y un amigo en común de los tiempos de Radiópolis, por los rumbos de Balderas. Me sugirió que buscara a uno de sus prospectos de cliente, al que le faltaba productor, para que pudiera ayudarme económicamente con algo. Se lo agradecí pero no me entusiasmó.

La siguiente ocasión que coincidimos, también casualmente, un par de meses después, ya fue por los rumbos del Monumento a la Revolución. Le confesé que no atendí su sugerencia, y le dije francamente que esperaría a que él directamente pudiera abrirme un espacio.

Atendiendo su instrucción, le envié un par de propuestas. Semanas adelante me dijo que ya solamente le quedaban las horas de apertura (seis de la mañana) para sábado y domingo; las tomaba o dejaba.

Acudí a verlo el viernes 22 de abril de 2016 por la noche; intercambiamos opiniones en torno al concepto y su nombre: un programa de familia a familia, en vivo, con todos los integrantes de mi clan. Me mandó al matadero de inmediato, y yo encantado de probarme tras un cuarto de siglo de silencio. Arrancamos con improvisación total.

Y ahí estuvimos al pie de la encomienda, hasta que, hace poco, HVM salió del cargo. La única concesión recibida fue reunir, en domingo, las dos horas convenidas, lo que nos ahorró una desmañanada y un traslado.

De un amigo habría esperado un respaldo firme, decidido, de manera que mi propuesta radiofónica pudiera ser suficientemente escuchada (un programa diario, a media mañana, digamos), ya que he tenido la mala suerte de que mis conceptos son ubicados en horarios en extremo difíciles, que pasan literalmente de noche. Los han oído personas del medio que copian algo y ni las gracias dan, como en mis tiempos de radio nocturna por la Red.

Independientemente de los inconvenientes en día y horario, el convenio administrativo tampoco favorecía en absoluto la búsqueda de patrocinios, por lo que optamos finalmente por verlo como otro servicio social más de los tantos que hemos prestado en grupo o en lo individual.

A la salida de quien fuera mi compañero (en ORC), el administrador de la emisora fijó la postura comercial: al dejar de ganar, la empresa perdía con nosotros. Nos permitiría acudir a despedirnos sin despedirnos (hacer un último programa sin que mencionáramos que lo era), y se acabó.

Como el especial por el Día del Padre había quedado redondo, con un cierre contundente (como si supiéramos, pero fue hasta el transcurso de la emisión, y por mera casualidad, que nos enteramos), optamos por agradecer y declinar.

Adicionalmente, a nosotros (un grupo con profesionales de la comunicación y la educación, que merecería la justa retribución), el experimento que pronto se tornó en experiencia nos generaba gastos -y desgaste personal.

Pero quedó abierta la posibilidad de buscar patrocinadores para un concepto más comercial, en un horario menos castigado. En ese punto andaríamos…

Aunque mis hijos, jóvenes al fin, contemplan algunas opciones, desde la más sencilla de usar video en redes sociales hasta la de embarcarnos con señales suceptibles de sintonía y patrocinio (como la FM), a mí me sigue gustando ABC.

Es una verdadera lástima que el corporativo del que depende a emisora no quiera hacer radio de verdad. Habría tanto -pero tanto- por realizar. Conceptos novedosos y seguramente bondadosos. Al menos intentar una estructura coherente, pues su notoria ausencia resulta el talón de aquiles de la radio en su conjunto.

Acaso algo de eso consiga el nuevo director operativo, que al menos ya no se le ha escatimado rango y nombramiento, y que pudo llegar con algo de respaldo ante un personal por lo general antiguo y cansado, que de manera casi natural se resiste a los cambios.

Evidentemente, no tuve oportunidad de conocer la realidad de la interacción entre empresa y trabajadores. Ni era posible ni era la intención. No obstante, entre lo poco observado, dos o tres elementos aptos para hacer una radio de pelea, pero no es la generalidad.

ABC podría pintar un nuevo fenómeno en rating, y consecuentemente en comercialización. Pero se requiere saber de radio y contar con respaldos básicos, decisivos, para concretar una necesaria transformación.

Ahora no cumple siquiera como respaldo promocional a los productos de OEM. Y podría hacerlo de manera óptima, desde luego, cumpliendo además con metas independientes, independientemente del trabajo coordinado con el área editorial del grupo. Pero…

Anuncios

Una respuesta to “Alrededor de ABC”

  1. ENRIQUE GALICIA AGUIRRE. Says:

    SALUDOS JOAQUIN, AFORTUNADAMENTE VOLVISTE A LA RADIO AUNQUE HAYA SIDO POR CORTO TIEMPO, LO SENSACIONAL LA INTEGRACION DE TODA TU FAMILIA EN EL PROGRAMA, UNA EXPERIENCIA MAS EN TU AZAROSA TRAYECTORIA ESPERANDO QUE LO QUE CONTINÚE LA MISMA SEA SIEMPRE CON EXITOS, UN ABRAZO HERMANO…P..D. NO TE OLVIDES DE TU PROPIA FRECUENCIA POR INTERNET, ES MARAVILLOSO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: